1

Público objetivo: El consumidor del siglo XXI

Publicado el 2 de Agosto de 2010 en Comunicación
Público objetivo: El consumidor del siglo XXI

Conocer e identificar nuestro público objetivo es parte fundamental en cualquier briefing de campaña de comunicación, de posicionamiento y venta de productos o servicios, y es que hay multitud de actitudes e intereses para un mismo producto o servicio, y tampoco es lo mismo dirigirse a un particular, a una empresa o a una institución.

Las variables son interminables y por esta razón es imprescindible conocer nuestro mercado y agruparlo en segmentos, homogéneos, medibles y rentabilizables desde los que asentar las bases estratégicas para adaptar nuestro producto, precio, comunicación y distribución de la manera más adecuada.

A la hora identificar y conocer a nuestro público objetivo, hay que prestar especial atención a los nuevos consumidores y las nuevas tendencias y actitudes ante la toma de decisión de compra y/o acción ante los productos y servicios de empresas e instituciones. Los consumidores del siglo XXI son cada vez más exigentes, están más informados y se muestran más críticos y no manipulables, o sea, cada vez es más complicado hacer marketing para masas y marketing convencional, más que nunca hay que conocer las motivaciones y comportamientos de nuestro público objetivo para llegar a ofrecerle lo que espera encontrar, captar su atención y fidelizarlo de forma no intrusiva, dejando que sea el consumidor quién se acerque a la marca y no la marca al consumidor, y en la medida de lo posible ofrecerle productos y servicios personalizados, lo que hoy se conoce como marketing one-to-one.

En los últimos años han aparecido diversos libros centrados en el perfil de este nuevo consumidor, si estáis interesados en profundizar más al respecto os destacamos 2 publicaciones:

  • Crossumer. En él, sus autores Victor Gil y Felipe Romero inciden en la existencia de un consumidor desconfiado hacia las marcas, que conoce muy bien las técnicas del marketing y no quiere ser manipulado y que, además, juega un papel activo en la fabricación de los mensajes de la marca. Las marcas han perdido el control de construir su imagen y posicionamiento ya que son los propios consumidores los que mediante sus comentarios, foros, blogs, vídeos y otros elementos que producen en entornos digitales, construyen la marca. Esto conlleva a un nuevo planteamiento en la investigación de mercados tradicional, centrándose en el seguimiento digital a nuestros consumidores.
  • Y El libro de Bob, de César García, en el que hace hincapié en el nuevo escenario de la comunicación, donde el que manda es el consumidor, ni el dinero, ni las agencias, ni los anunciantes. El nuevo consumidor, Bob, no acepta la publicidad en su formato tradicional, le aburre, por lo que busca nuevas fórmulas, busca que las marcas le aporten una EXPERIENCIA única y personal, de tal manera que sea el consumidor el que busque esa experiencia en una marca determinada. “El futuro es el brand-on demand”.

    Artículos relacionados:

  1. 6 decisiones estratégicas para crear una marca
  2. Branding Emocional: Conectar con los 5 sentidos
  3. Marcas: El Posicionamiento. El caso de Apple

1 comentario

  1. [...] En los últimos años se ha conseguido demostrar que las marcas no se construyen sobre cuotas de mercado, previsiones de ventas u otras decisiones empresariales; las marcas se construyen y se afianzan sobre los consumidores. [...]

comenta el artículo

Escribe tu comentario